Carlos Ojeda, el campeón del fútbol colombiano que ayuda a cumplir sueños en Paraguay

Liga Betplay

El volante guaraní, quien supo actuar en el en el Atlético Huila y en el Deportivo Cali, donde se coronó campeón, se dedica a cumplir los sueños de los niños oriundos del interior de Paraguay.

Carlos Lorenzo Ojeda nació en Argentina, pero a muy temprana edad se desplazó al pueblo de Pilar en Paraguay, donde empezó a desarrollar la pasión de su vida: el fútbol.

Carlos practicó desde pequeño, teniendo que atravesar situaciones como jugar descalzo o con un balón de trapo. Sin embargo, el volante de creación se concentró en su sueño y a los 16 años fue llevado a uno de los clubes más grandes de Paraguay: Cerro Porteño.

En Cerro, Carlos logró hacerse un nombre como futbolista, debutando como profesional en 1990 y jugando su primer partido de Copa Libertadores ante Atlético Nacional en la ciudad de Medellín, su primer acercamiento con el fútbol colombiano.


Los jugadores Ceferino Villagra, Carlos Lorenzo Ojeda, Gustavo Sotelo, Tani Struway, Juan Angel Arce y Teófilo Barrios en Cerro Porteño en 1990 (Foto vía Instagram @Carloslorenzojedasalinas)

Después de militar en varios clubes de Paraguay, Carlos llegó a Guaraní, equipo con el que logró llamar la atención de varios equipos por su notable juego en la Copa Libertadores de América. Ojeda tuvo tres ofertas sobre la mesa, pretendido por ligas importantes como la de Chile, Brasil y Colombia. En el Fútbol Colombiano, el Deportivo Cali, que venía de ser campeón hace poco, buscaba armarse para pelear el campeonato de 1998 y el paraguayo era uno sus pretendidos

Tras acercamientos con Jorge ‘El Cenizo’ Nunes, el número 10 paraguayo se decidió por La Sultana del Valle, donde aprendió además de un fútbol más dinámico, la gastronomía y las costumbres culturales del Pacífico colombiano. El primer semestre de Carlos fue muy bueno, teniendo rendimientos notables como en un 4-2 ante Independiente Santa Fe, partido en el que anotó tres goles, pero uno de ellos fue anulado.

Once titular del Deportivo Cali en 1998 (Foto vía Twitter @Lorenzocarlosoj)

Ojeda describe que sus mejores cualidades como futbolista eran el pase de balón y la habilitación a los compañeros de cara a gol. Más específicamente, Lorenzo recuerda mucho a Víctor Bonilla, pues afirma que era un futbolista con la capacidad de desmarcarse rápidamente para que el volante 10 lo pusiera de cara a gol.

El segundo semestre del paraguayo en el equipo ‘Azucarero’ no se dió con mucha continuidad, pues algunas lesiones de gravedad apartaron al número 10 del conjunto verdiblanco de las canchas durante bastante tiempo. A pesar de esto, el enganche guaraní recuerda con mucho cariño el campeonato obtenido por el club ante Once Caldas en 1998 de la mano de ‘Cheché’ Hernández tras la salida de Reinaldo Rueda, pues considera que ese grupo humano ayudó a formar lo que es actualmente y a generarle amistades imborrables en el país ‘Cafetero’.

El jugador fue cedido al Atlético Huila para tener más minutos, y si bien afirma que encontró en Neiva un maravilloso grupo de jugadores y un gran cuerpo técnico, los inconvenientes económicos del club, además del secuestro de Humberto Arias, presidente del Cali que pagaba gran parte de su salario. Carlos solo logró estar dentro del club 4 meses debido a las problemáticas salariales.

Tras regresar a Paraguay y tener un breve paso por el fútbol de los Estados Unidos, Ojeda colgó los botines para dedicarse a trabajar como funcionario público en su país natal. En 2016 regresó a su pueblo con el fin de cumplir los sueños de niños del interior apartados de la capital, esos mismos sueños que él tenía jugando con la pelota de trapo en Pilar.

Hoy en día, se dedica a la coordinación de la escuela de fútbol, donde se encargan de formar y forjar jóvenes talentos para mandar a equipos de la capital y que puedan superar las dificultades que muchas veces los hacen acercarse al mundo de las drogas o del hurto.

«Me hice hincha del Deportivo Cali», afirma Carlos Lorenzo cada vez que se le cuestiona sobre su estancia como ‘Azucarero’, y al igual que el club al que más aprecio le tiene por fuera de Paraguay, ayuda a cumplir los sueños de niños y jóvenes que mediante el deporte buscan salir adelante y superar todas las adversidades que la vida les ha puesto al frente.

Para más detalle, escucha nuestro podcast exclusivo con el #10 del Deportivo Cali en la consecución de la inolvidable séptima estrella de la mano de Cheche Hernández y jugadores como Dudamel, Yepes, Mayer y Bonilla entre tantas otras glorias.

Carlos Ojeda y Rafael Dudamel (Foto vía Twitter @Lorenzocarlosoj)
Tagged

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.