¡Bucaramanga vs Unión: SUSPENDIDO!

Liga Betplay

Casi en los ochenta minutos, unos hinchas entraron al terreno de juego a increpar a los futbolistas.

El Unión Magdalena recibía en el Sierra Nevada al Atlético Bucaramanga. Los locales buscaban sumar de a tres en su lucha por mantener la categoría y ascender en la tabla. Mientras tanto, los ‘Leopardos’ intentaron contentar a su afición con un buen juego.

No obstante, las intensiones no se tradujeron en fútbol de nivel durante los primeros cuarenta y cinco minutos. Ambos tuvieron posesiones imprecisas, poca profundidad y errores en zonas comprometidas. Estas últimas dieron paso a contraataques con mucho peligro para los dos bandos. Pero la ineficacia brilló, sobre todo en una ocasión donde Bejarano, tras un error, dejó la pelota servida y la portería vacía.

En la segunda parte la afición samaria proyectó a sus jugadores. Se les veía correr más, con mayor acierto en la transiciones, pero el gol tardaba. Por su lado, los visitantes subieron el bloque, generando recuperaciones más altas y cosechando chances para marcar. Así, llegaría la diana anulada, por fuera del lugar, a Kevin Pérez.

El VAR, después de confirmar que la pelota fue cedida de un defensor del Unión a Kevin Pérez, corrigió la decisión inicial hacia el círculo central. Gol y 0-1 para la visita. Sobre los setenta y siete minutos, algunos hinchas fueron hasta el banquillo del Unión a increpar a los jugadores. El árbitro suspendió el partido. La televisión no mostró imágenes de los samarios indignados con su plantel. Los jugadores y árbitros esperaron en el túnel.

Únicamente los jugadores del ‘Ciclón’ se quedaron en el campo. Incluso, los aficionados ya abandonaron la cancha.

A las 7:43 p. m. se hacia oficial el suspenso del partido. El juez central, Jorge Andrés Tabares, tomó la decisión, ya que el partido había superado los ochenta minutos cuando se frenaron las acciones. El colegiado dijo en dialogo con el delegado de campo: «no hay garantías para mi seguridad». Carlos Bejarano reclamó la determinación y los jueces, junto con ambos delegados de campo, se ‘reunieron’. Realmente, se asemejaba más a una pelea de bar.

Minutos después, el delegado visitante aseguró que hubo: «jugadores que agredieron» a aficionados. Por su parte, el delegado del Unión argumentó: «el Coronel dijo que habían garantías para continuar, pero la decisión está tomada». El conflicto, lamentablemente, empañó el espectáculo del fútbol.

Tagged

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.